top of page

El origen de las fiestas patrias. 

Actualizado: 18 sept 2019

Este año se cumplen 209 años del aniversario de la Independencia de México, festejos que nos llenan de orgullo y que compartimos con la familia y amigos. Las festividades han ido evolucionando de ser un evento meramente cívico a un festejo lleno de diversión, rica comida y fiesta temática con ropa tradicional. No hay que ofenderse por el cambio en la manera de percibir este festejo, ni malentender la esencia de “la mexicanidad” y la propia conmemoración de un hecho como la guerra de independencia, generada a partir de los grupos criollos y mestizos en búsqueda de su propia identidad, libertad y autodeterminación, plasmada magistralmente en Los Sentimientos de la Nación de José María Morelos y Pavón. De hecho, es particularmente curioso que festejamos el momento en el cual el cura Miguel Hidalgo y Costilla tocó las campanas de Dolores Hidalgo, -Estado de Guanajuato-, la madrugada del 16 de septiembre de 1810 en compañía de Juan Aldama e Ignacio Allende. En términos generales se toma como fecha de culminación de la independencia el 27 de septiembre de 1821, cuando el Ejército Trigarante, al mando del ex realista, Agustín de Iturbide, junto a Vicente Guerrero entran triunfales a la Ciudad de México. Los festejos inician de manera formal en el año de 1824 cuando el licenciado don Juan Wenceslao Sánchez de la Barquera, durante la presidencia de Guadalupe Victoria, tiene la idea de celebrar el aniversario del inicio del levantamiento armado contra el régimen español, (de acuerdo a información del sitio web del Palacio Nacional). Y es hasta el año de 1845, que el presidente Antonio López de Santa Anna instauró oficialmente la Ceremonia del Grito para recordar al cura Hidalgo y a los héroes que lucharon por la independencia. Estableciendo que se realizara cada 15 de septiembre a las 23:00 horas. En la historia de esta ceremonia cívica, hay dos ocasiones que han marcado la “Noche del Grito” de manera negativa: La primera fecha fue el 15 de septiembre de 1847 en que la celebración se vio opacada por la intervención norteamericana donde se tiene el mal recuerdo de ver ondear la bandera de las barras y las estrellas en la fachada del Palacio Nacional. Y la otra fecha fue en 1857, luego de que se aprobaran las Leyes de Reforma y se le quitó a la Iglesia el privilegio de ser anfitriona del evento, recayendo entonces en la sociedad civil y las autoridades del estado. Hay dos versiones del por qué se inicia el festejo el día 15 en lugar del día 16 de septiembre, una dice que Santa Anna estableció que la conmemoración tuviera lugar la noche del 15 “para evitar la fatiga de despertar temprano” y la otra señala que Porfirio Díaz cumplía años el día 15, y así decidió iniciar las fiestas en esa fecha para combinar ambos festejos. Cualquiera que sea tu forma de festejar, ya sea por el profundo amor a México y los conceptos de nación, libertad, soberanía y autodeterminación, o por el grato placer de convivir con la familia y amigos, disfrutando de una noche mexicana llena de comida, baile y un buen “tequila".


Fuente: CV Directo

12 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page